Solari Solari Solari Solari



HISTORIA DE LA CONGREGACION

 El padre Luis se dio cuenta de que algunos hombres y mujeres de los grupos de seglares franciscanos que él dirigía querían hacerse reli- giosos para servir con más libertad a Dios y al prójimo. Pensó entonces en fundar la Congregación de Religiosas Terciarias Capu- ensó entonces en fundar la Congregación de Religiosas Terciarias Capu- chinas. Y pensando en ellas, en lo que hinas. Y pensando en ellas, en lo que estaban haciendo ya como terciarias staban haciendo ya como terciarias seglares y lo que podrían hacer con más libertad como monjitas, escribió unas eglares y lo que podrían hacer con más libertad como monjitas, escribió unas Constituciones. Terminadas estas, fundó el 11 de mayo de 1885, en el santua- onstituciones. Terminadas estas, fundó el 11 de mayo de 1885, en el santua- rio de Nuestra Señora de Montiel de Benaguacil, la Congregación de Hermanas io de Nuestra Señora de Montiel de Benaguacil, la Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, para que con total dedicación y erciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, para que con total dedicación y cariño atendiesen enfermos, acogiesen y educasen a niños y niñas huérfanos o ariño atendiesen enfermos, acogiesen y educasen a niños y niñas huérfanos o desamparados y para que estuviesen dispuestas a anunciar el Evangelio, como esamparados y para que estuviesen dispuestas a anunciar el Evangelio, como misioneras, allí donde las gentes no habían oído hablar aún de Jesús.




 El mismo año de la fundación, en el verano de 1885, más de doscientos l mismo año de la fundación, en el verano de 1885, más de doscientos pueblos de Valencia sufrieron una epidemia de cólera en la que murió mucha ueblos de Valencia sufrieron una epidemia de cólera en la que murió mucha gente, pues para contagiarse bastaba, por ejemplo, con comer fruta o verdura ente, pues para contagiarse bastaba, por ejemplo, con comer fruta o verdura infectadas. Cuando se detectaba que había cólera en un pueblo, nadie podía nfectadas. Cuando se detectaba que había cólera en un pueblo, nadie podía salir ni entrar en él y se paralizaba todo: se cerraban los talleres, los comercios, alir ni entrar en él y se paralizaba todo: se cerraban los talleres, los comercios, las fábricas, las escuelas, no funcion as fábricas, las escuelas, no funcionaban los transportes... Mucha gente se aban los transportes... Mucha gente se quedaba sin empleo y no podía comprar comida. Esto hacía que estuvieran más uedaba sin empleo y no podía comprar comida. Esto hacía que estuvieran más débiles y enfermaran con más facilidad. ébiles y enfermaran con más facilidad. El Ayuntamiento de Massamagrell pidió auxilio al padre Luis. La situación l Ayuntamiento de Massamagrell pidió auxilio al padre Luis. La situación del pueblo era muy grave. Los que no estaban enfermos tenían miedo de con- el pueblo era muy grave. Los que no estaban enfermos tenían miedo de con- tagiarse y dejaban a los enfermos de su familia y huían del pueblo asustados. agiarse y dejaban a los enfermos de su familia y huían del pueblo asustados. Los enfermos se quedaban solos, sin nadi os enfermos se quedaban solos, sin nadie que los cuidara. Entonces, el padre que los cuidara. Entonces, el padre Luis pensó que las religiosas que acababa de fundar podrían ayudar a estos uis pensó que las religiosas que acababa de fundar podrían ayudar a estos enfermos abandonados. Y así lo hicieron. Cuatro terciarias capuchinas fueron nfermos abandonados. Y así lo hicieron. Cuatro terciarias capuchinas fueron a cuidar a los enfermos de cólera en sus casas, porque sentían que Dios las en- cuidar a los enfermos de cólera en sus casas, porque sentían que Dios las en- viaba a amar a las personas más necesi iaba a amar a las personas más necesitadas, y esos eran, en ese momento, los adas, y esos eran, en ese momento, los enfermos de cólera. Tres de ellas murieron contagiadas y por eso son un testi- nfermos de cólera. Tres de ellas murieron contagiadas y por eso son un testi- monio de amor sin medida. Un amor como el que Dios nos tiene, amándonos onio de amor sin medida. Un amor como el que Dios nos tiene, amándonos sin condiciones. in condiciones. Cuando pasó la epidemia, se vio que en Massamagrell quedaban muchos ni- uando pasó la epidemia, se vio que en Massamagrell quedaban muchos ni- ños y niñas huérfanos porque se habían muerto sus padres. Entonces, el padre os y niñas huérfanos porque se habían muerto sus padres. Entonces, el padre Luis tuvo la idea de recogerlos en una casa y que las hermanas Terciarias los uis tuvo la idea de recogerlos en una casa y que las hermanas Terciarias los cuidaran y educaran. Alquilaron una casa para convertirla en asilo y, como no uidaran y educaran. Alquilaron una casa para convertirla en asilo y, como no tenían mucho dinero, el padre Luis, con otras hermanas llegadas desde Mon- enían mucho dinero, el padre Luis, con otras hermanas llegadas desde Mon- tiel y con personas buenas, salió por iel y con personas buenas, salió por el pueblo a recoger muebles usados que el pueblo a recoger muebles usados que la gente les regalaba. También hubo gente del pueblo que les dio dinero. Com- a gente les regalaba. También hubo gente del pueblo que les dio dinero. Com- praron sábanas, mantas y cosas necesarias para el asilo, que se inauguró el 9 de raron sábanas, mantas y cosas necesarias para el asilo, que se inauguró el 9 de agosto de 1885. El padre Luis les dijo a sus monjitas que tenían que ser como gosto de 1885. El padre Luis les dijo a sus monjitas que tenían que ser como unas madres para los huérfanos y debían crear con ellos una familia, al estilo nas madres para los huérfanos y debían crear con ellos una familia, al estilo de la de Jesús. e la de Jesús. Pero la tarea de las Terciarias Capuchinas no terminó en el asilo de Mas- ero la tarea de las Terciarias Capuchinas no terminó en el asilo de Mas- samagrell, sino que continuó después en el Hospital de Ollería y en otras casas amagrell, sino que continuó después en el Hospital de Ollería y en otras casas dentro de España... Con el tiempo se dedicaron también a educar niñas y jóvenes entro de España... Con el tiempo se dedicaron también a educar niñas y jóve- nes con problemas en Bilbao y en Madrid. es con problemas en Bilbao y en Madrid.

En 1905 viajaron cinco religiosas a América. Eran las primeras misioneras n 1905 viajaron cinco religiosas a América. Eran las primeras misioneras de la congregación. Los misioneros de La Guajira, Colombia, pidieron al padre e la congregación. Los misioneros de La Guajira, Colombia, pidieron al padre Luis que las religiosas terciarias se ocuparan de la educación de las niñas acogi- uis que las religiosas terciarias se ocuparan de la educación de las niñas acogi- das en la misión que allí tenían. as en la misión que allí tenían. Actualmente son más de mil quinientas religiosas terciarias capu- Actualmente son más de mil quinientas religiosas terciarias capu- chinas. Están en veintinueve países de Europa, América, África y Asia. hinas. Están en veintinueve países de Europa, América, África y Asia.

Y continúan la misión empezada por el padre Amigó: en centros de protección, continúan la misión empezada por el padre Amigó: en centros de protección, casas de acogida, hospitales, barrios marginados, cuidando a ancianos y en- asas de acogida, hospitales, barrios marginados, cuidando a ancianos y en- fermos, educando a niñas huérfanas y a jóvenes con problemas que necesi- ermos, educando a niñas huérfanas y a jóvenes con problemas que necesi- tan comprensión, amor y afecto. Viven imitando a Cristo Buen Pastor, que se an comprensión, amor y afecto. Viven imitando a Cristo Buen Pastor, que se preocupa de sus ovejas. reocupa de sus ovejas.

CONTACTO

Tel.: 011 4697-2936 - administracion@colegiosolari.edu.ar
Dir: Av. Don Bosco 4817 (1708) Morón - Buenos Aires - Argentina


NIVEL INICIAL

einicial@colegiosolari.edu.ar

NIVEL PRIMARIO

eprimaria@colegiosolari.edu.ar

NIVEL SECUNDARIO
ECONÓMIA Y ED.FÍSICA
secundaria@colegiosolari.edu.ar